martes, 21 de junio de 2016

tengo tu voz atrapada en los oidos
caracolea ahí adentro
nunca se pierde

poco se ha muerto, sabés
más que mi paciencia

inútil es contarte:
sueño con vos
algunas veces
abro los ojos antes de despertar
y me hallo enrrollada en las arrugas
de tu pijama

lo aprendí muy claro esta vez:
los espejismos se reinventan
en la lejanía

de cerca es el puro desierto
devorador


2 comentarios:

Jorge Curinao dijo...

¡Qué lindo! Abrazo, Noelia.

Pekejimenez dijo...

Tiempo ha que no entro a leer en tu blog. Poesía minimal y árida hasta cierto punto, un abrazo.