viernes, 4 de mayo de 2012

Punto ciego

Teja con la mente los requechos
voltee la caja si quiere
esta boca es mía.
Lo siento.
No hay nada que limpiar del piso,
su ceja alzada
me esteriliza.
Voy por la bici senda
¿no ve?
Los camiones son piojos que levantan humo.
Usted mismo
es una hormiga que grita
bate las manos y salta
en el mismo sitio.

5 comentarios:

José A. García dijo...

Insectos, nada más...
(con melodía de tango)

Bienvenida de regreso al blog. Espero que sea para quedarse.

Saludos bonaerenses.

J.

NoeliaA dijo...

Gracias por la bienvenida, José. Verdad es que tengo abandonado el blog, pero razones me sobran. Trataré de entrar más seguido, aunque mucho me temo que esto sea intermitente.
Un gusto que pases por estas líneas a dejarme un coment.

Beso

Franziska dijo...

Que yo mismo soy una hormiga, bueno, sí, puede ser o incluso algo más insignificante.

Lo último en poesía de metáfora, qué modernidad. Tengo que reconocer que a mí me cuesta, subir esa cuesta, es decir, centrarme sólo en las imágenes y que el mensaje salga por donde quiera, si es que sale, bueno, con todos mi respetos, yo no me siento capaz de expresarme de igual modo.

Te prometo que llegaré hasta aquí dispuesta a leer todas tus metáforas. Un abrazo. Franziska

José A. García dijo...

Que sea intermitente si así ha de ser, pero que mantenga su nivel...

Saludos

J.

Lluvia azul dijo...

Al primer chispazo me pareciò un Arte poètica como la de Tzara. Creo que tiene algo de vamguardia, no sè.