miércoles, 18 de febrero de 2009

Pequeña reseña sobre el mate

Según parece el origen del mate proviene de la cultura guaraní. Los guaraníes, un pueblo primitivo que habitaba en el noroeste argentino y en el sur de Brasil y Paraguay, mascaban las hojas verdes en busca de un efecto estimulante, luego, con el pasar del tiempo, empezaron a remojarlas en agua caliente en un caiguá, recipiente hecho con un matí (pequeña calabaza)y chupaban el líquido con algo llamado tacuapí(era una cañita hueca). De todas estas palabras sólo subsistió el vocablo matí que dio el nombre de mate a la preparación.

>
Fácilmente la costumbre de tomar esta bebida se transportó a las culturas no guaraníes. Los gauchos fueron un buen eslabón, mezcla de indígenas y de europeos, los gauchos eran marginales, pero, poco a poco, se fueron mezclando con la sociedad burguesa del momento. El mate así se trasladó de las taperas (casas de los gauchos, especies de carpas de cuero de vaca sobre estacas) a las grandes casonas. Y ahí comenzó la explotación de la yerba mate. Por supuesto, nada honesto en sus comienzos. A este respecto conviene leer el libro "El río oscuro" de Alfredo Varela, que ilustra toda la situación de los mensúes, la explotación que padecieron, la privación de libertad y las malas condiciones en las que eran obligados a trabajar.
Después aparecieron las plantaciones, los sindicatos que hacían valer los derechos del obrero, se dejó de destrozar a los grandes y centenarios árboles de Kaá, y las condiciones del trabajador se regularizaron. La yerba mate llegó al mercado, alcanzó a todas las clases sociales y las unificó como una estampa nacional.

Existen dos maneras de cebar mates: en la primera, y creo la más difundida, se llena de agua caliente el mate (ya con yerba dentro) y se da a cada persona; cada persona termina el contenido del mate y devuelve el mismo para que el cebador vuelva a llenarlo y lo ofrezca a otra persona. En la segunda forma de cebar se utilizan generalmente recipientes (mates) más amplios, pues esta otra opción requiere que cada persona dé una sorbida sin acabar el contenido total del mate y se la pase a otra persona, así hasta que haya que llenar otra vez el mate.
Las propiedades del mate son muy conocidas: es estimulante, mitiga el apetito, es hepatoprotector, laxante (si uno toma mucha cantidad, o si no está acostumbrado a su ingesta diaria), posee acción antioxidante y también diurética. Y es altamente adictivo.
Se lo puede tomar amargo o con azúcar. El mercado surte de muchas variedades de yerba, algunas fuertes y otras más suaves, algunas frutadas, o con hierbas aromáticas adheridas.
El mate es el mejor mediador de charlas, y el mejor compañero para un estudiante universitario. Al comienzo resulta amargo al paladar, las primeras veces es rechazado, pero una vez adquirido el hábito de beberlo a diario, es muy difícil de abandonar.

13 comentarios:

Hombre de Neanderthal dijo...

Me gusta, el amargo, con azúcar no.

Viviana dijo...

Para mí con miel, por favor... si no es mucha molestia.

néstor dijo...

Hasta mis 20 años el mate me daba asco, jaja. Me acostumbré en la colimba, era el compañero ideal para pasar las interminables noches de guardia. A partir de ahí no lo largué más. Y, definitivamente, amargo.

Jimmy dijo...

Yo no he probado

¿Cómo se llama el envase que usan para tomarlo? tereré creo? o estoy hablando disparates, si es así me pegas jajajaja, nuuuu, cómo se llama?

Lemon Guy dijo...

Lo he provado y si, me resulto algo amargo pero es quizas x q como tu bien dices no le di la oportunidad a mi paladar de disfrutar de tan argentina bebida jejeje lo q si se es q es genial para mantener la linea ... y la forma d tomarlo me parece genial!

pelicanopitekus dijo...

Muy ilustrativa la reseña.Creo que volveré al mate del cual tengo recuerdos mágicos de infancia,cuando en casa de mis abuelos el mate iba y venia de mano en mano como un mensaje comunitario entre historias y balances del día.
Bellisima la pava y el mate de la fotografía.
saludos.

Jimmy dijo...

Gracias, hoy soy menos ignorante (H) jojo

:-P

Nikaperucita dijo...

Y yo que nunca lo he probado... O_o ¡Quiero!

laalcoba dijo...

Gracias por tu comentario en nuestro blog. El tuyo tiene realmente de todo un poco, como promete el título, ya lo veremos con más profundidad .
Saludos.

El perro andaluz dijo...

No lo he probado aún, pero no faltará oportunidad.
Ah,me compré un cactus y a ver que pasa, no vaya a ser que se me muera:(
Me dijeron que le eche agua cada 15días.

digler dijo...

pues yo me inclino por el dulce...

Emmanuel Méndez dijo...

acá en las antípodas es más difícil conseguir mate que yerba santa, pero ya en una ocasión lo he probado y tsss, mis respetos

saludos

Masha dijo...

Mmmm leyendo la reseña me dió ganas de tomar unos mates, y eso que son las 11 de la noche. Pero como dicen por ahí: para el mate no hay horario por lo menos para mí.
Un beso Noe