domingo, 14 de febrero de 2016

te llamas al silencio
como quien acumula agua
para venirse con todo

mira esta lluvia
por no dejarse caer
se estrella a pulmón
contra suelo

6 comentarios:

Maria Rosa dijo...


Es que hablando se pueden arreglar tantas cosas, el silencio en cierto casos no es buen compañero.

Un abrazo.

mariarosa

José A. García dijo...

Nos enseñan a contenernos, hasta que somos incapaces de desprogramarnos...

Y luego ya es demasiado tarde.

Saludos,

J.

Noelia Antonietta dijo...

Así es, Maria Rosa, un abrazo y gracias por pasarte.

Noelia Antonietta dijo...

Es verdad, a veces es demasiado tarde... Un saludo, José.

Jorge Curinao dijo...

Me gustó mucho este poema, Noelia. Un abrazo.

Noelia Antonietta dijo...

Un abrazo, Jorge, gracias por pasar por aquí.